Dos son los ocupantes del Jet k-8 de la Fuerza Aérea Boliviana que cayó este miércoles sobre una casa en Sacaba. Ambos fueron llevados a un centro médico para hacer un chequeo general de su estado de salud.

De manera inicial, el coronel Juan Ballesteros, informó que estas personas están estables pero que por precaución se decidió que fueran tratados clínicamente.

La Policía anticipó que luego de realizar el chequeo se trasladará a ambos a sus dependencias en donde se les tomará una primera declaración como parte de la investigación que se inició para determinar las causas de este incidente que dejó un saldo de una persona fallecida y un herido; ambos afectados eran hermanos.

Comentarios