La justicia determinó que uno de los cuatro hinchas de Oriente Petrolero sea enviado a Palmasola con detención preventiva, mientras que los otros tres se defenderán de las acusaciones en su contra en libertad. 

El hombre que será enviado a Palmasola deberá cumplir la medida precautoria durante 60 días. 



Las agresiones a los uniformados ocurrieron el martes, cuando Oriente Petrolero enfrentó a Guabirá en Santa Cruz de la Sierra. Los policías fueron agredidos por los barras luego de utilizar el gas lacrimógeno.

Los otros tres aprehendidos obtuvieron medidas sustitutivas, no podrán asistir a los partidos de fútbol y tendrán que presentar un garante. Todos están acusados por lesiones graves y por impedir y estorbar el ejercicio de la función policial.

Uno de los policías, el más afectado por los golpes, tiene 15 días de impedimento y todavía está hospitalizado en un centro médico. 


Comentarios