María Leticia Z. de 29 años de edad falsificó un certificado médico y a través de las redes sociales comenzó una campaña solidaria en Argentina para conseguir el dinero que necesitaba para supuestamente someterse a tratamientos. La gente respondió y recaudó junto a su esposo, Matías Leonel P., 350 mil pesos argentinos (3.500 dólares) para luego darse a la fuga hasta Cochabamba, Bolivia.

Roberto Carlos Franco, comisario jefe regional de la provincia Misiones, dijo a La Revista que esta pareja fue acusada de estafa y falsificación de documento público. Ambos fueron entregados en las últimas horas por la Policía Boliviana a su similar argentino en el límite de la frontera.

Franco señaló que estas personas, después de huir con el dinero, llegaron a Cochabamba y se mantuvieron realizando acrobacias y limpiando vidrios de vehículos en las rotondas.

Puedes leer: Comerciantes evitan robo de tres celulares valuados en $us 5.000 y capturan al ladrón

Ellos "intentaron estafar a un comerciante" quien de manera de "hábil" 'googleo' sus nombres apareciendo las notas periodísticas que se habían publicado en Argentina sobre la estafa que habían cometido por lo que dio parte a la Policía logrando capturarlos.



Según el reporte, la mujer publicaba fotografías en sus redes para mostrar que se encontraba delicada de salud. En algunas imágenes incluso se la veía sin cabello, un efecto de la quimioterapia en pacientes reales, y en otras estaba postrada en una cama. Aseguraba que el monto de dinero que requería era de urgencia para someterse a tratamientos y frenar la enfermedad.

El comandante departamental de la Policía de Cochabamba, Jhonny Corrales, informó que al procesar información con su similar de Argentina descubrieron que la pareja tenía notificación de sello rojo y orden de captura nacional e internacional. Fueron detenidos y llevados a instalaciones de Migración para posteriormente ser trasladados al puesto fronterizo de Villazón para dar cumplimiento a la resolución de salida obligatoria de Bolivia y ser entregados a las autoridades policiales de Argentina.

Comentarios