El paro nacional convocado en rechazo a la ley 'antilegitimación' cerró con disturbios en el Plan 3000 donde dos grupos, uno a favor de la medida y otro en contra, se enfrentaron.

La Policía tuvo que intervenir para evitar que escale la violencia e hizo uso de gases lacrimógenos lo que hizo retroceder a los grupos, compuestos en su mayoría por jóvenes.

Según un reporte desde el lugar, la Policía aún intenta tomar el control y anunció que permanecerá en la zona para garantizar la seguridad y evitar un nuevo enfrentamiento. 

“Estamos con más de 100 efectivos, los suficientes para retomar la tranquilidad aquí. Ha habido un enfrentamiento”, señaló el coronel a cargo del contingente que llegó al lugar.


Comentarios