Un pediatra boliviano detenido en Estados Unidos en enero de 2015 acusado de pedofilia y pornografía, fue denunciado recientemente en Cochabamba por abuso a dos menores.

El sujeto que fugó del condado de Merced en California, tras pagar una cuantiosa fianza, huyó por la frontera con México y se dio modos para regresar a Bolivia, se estableció en Cochabamba desde hace 5 años donde cuenta con un consultorio privado y además trabajaría en un hospital público.

De acuerdo con la denuncia interpuesta en julio de 2020, el médico fue acusado por el abuso sexual contra una menor de 9 años y un niño de 3 años, los hechos se habrían suscitado en el consultorio privado del pediatra ubicado en pleno centro de la ciudad.

El denunciante es tío de la niña y padre del menor, el hombre relató que el año pasado llevó a su hijo al consultorio privado de este médico, quien en esa oportunidad preguntó por su sobrina, quien sería la otra presunta víctima.

El médico habría pedido al hombre salir del consultorio por lo que se quedó solo con la menor por un lapso de media hora, momento en el que habría ocurrido el abuso.

De acuerdo a los informes, una nueva consulta a los menores se les habría realizado el 22 de junio de este 2021, cuando acudieron al lugar la niña se puso a llorar al momento de ver nuevamente al pediatra.

Lee también: Menor de 15 años fue violada en medio de un pastizal cuando daba de comer a sus ovejas en Sica Sica

Luego del hecho, notaron un cambio en los menores por lo que el tío y la madre de la niña le preguntaron qué fue lo que pasó y ella habría relatado lo que sucedió, desde ese entonces la familia decidió realizar una denuncia en contra del médico el mes de julio pasado.


El Ministerio Público a través de la Fiscalía especializada en Género y Violencia Sexual y Justicia Penal Juvenil inició las investigaciones por el presunto delito de abuso sexual.

El 10 de agosto, la fiscal asignada al caso tomó la declaración informativa del acusado, el cual negó la denuncia indicando que no hay pruebas del delito.

UNITEL acudió al consultorio privado del acusado con el fin de conocer su versión referente a la denuncia existente en su contra y su situación legal en Estado Unidos, pero no fue posible encontrarlo. Una enfermera del lugar informó que el pediatra sólo trabaja con consultas ya programadas.

La abogada Marcela Borja, representante del pediatra, manifestó que el Ministerio Público dio un plazo de 20 días para realizar los actos procesales, sin embargo, se amplió a 60 días debido a que no existen elementos de prueba en contra de su cliente.

Comentarios