Erick Choque es el uniformado de Tránsito que al ver a una madre pidiendo auxilio desde su departamento, no dudó en subir a una escalera para rescatarla a ella, a su bebé y a otros menores que estaban en peligro. 

“Al ver esa imagen desgarradora pensé en mi esposa y mi hijo de un año y cinco meses. Gracias a Dios, pudimos rescatarlos sanos y salvos”, manifestó este policía que lleva nueve años de servicio. 

Explicó que se enteró del hecho porque mientras realizaba su patrullaje en el segundo anillo, algunos conductores le hablaron de una posible emergencia.

Al llegar al lugar bajó de su motocicleta y alejó a los curiosos que se acercaban para ver qué pasaba. Cuando se dio cuenta que una familia estaba atrapada, buscó la manera de auxiliarlos. 

“Como no llegaban los bomberos, los vecinos encontraron una escalera”, explicó el cabo Choque.

Fue de esa manera que este uniformado salvó a un bebé de pocos meses de nacido, a la madre y a otros menores de lo que pudo ser un tragedia.  

El policía recomendó que en caso de un incendio u otro accidente, lo más recomendable es acudir a las fuerzas del orden pues una mala decisión puede lastimar a varias personas. 

“Hoy me toco a mi ponerle el hombre a la población, pero la Policía siempre está pendiente de su población”, concluyó Choque.

Desde la administración de este condominio informaron que el inmueble no sufrió daños en la estructura.


Comentarios