Tras presentarse en La Paz a dos integrantes de lo que se cree es una compleja red de proxenetas que mediante una escuela de volibol convencían a menores y a mujeres con problemas económicos para explotarlas sexualmente, esta misma jornada se difundió audios de cómo operaban.

“Yo voy a ser la intermediaria entre el cliente y tú. Yo te voy a decir el cliente está acá o allá. Entonces antes de hacer una cita, para que tú estés tranquila de que no conoces te voy a enviar una foto del cliente con el que vas a salir”, con esas palabras la mujer conocida como Agatha convencía a otras personas para ser parte de la red de prostitución.

También te puede interesar: Una escuela de voley era usada para captar menores obligados a filmar pornografía infantil

Esta red operaba detrás de una agencia de empleo que se hacía conocer como Ágata D. C. Una vez captaban a sus víctimas, las ofrecían a través de un catálogo que era enviado a sus potenciales clientes con fotos de menores de edad, algunas de 17 años.

Las citas eran coordinadas a través de mensajes de celular.Mirá las chicas están en el centro de la ciudad, son plaza España, plaza Abaroa, plaza Belzu, Linares Tarija, Eguino, plaza Alonso, San Francisco. Caso contrario puede ser Pérez o Correa”, así era como la mujer ofrecía a través de mensajes de audio los servicios de las mujeres que eran explotadas.

La mujer especificaba que en todos los lugares contaban con un alojamiento, hostal o motel donde se iba a realizar el servicio. También establecían precios que iban de los 120 bolivianos hasta los 750.

De este total la mitad eran destinados a los captadores. “Hay un documento como un contrato firmado entre el aprehendido y la hora señora conocida como Ágata, en el cual (como reclutador) tenía que percibir 50 por ciento de ganancias de todas las menores que serían explotadas”, manifestó  Boris Rodríguez, jefe de la División de Trata y Tráfico de la Policía. 

La toma de fotos a las víctimas de explotación sexual se realizaban en un lugar privado, buscaban a mujeres con problemas económicos, se aprovechaban de la necesidad y desesperación de ellas.

Escuela de voleibol

Esta mañana la División de Trata y Tráfico de Personas de la Felcc informó que se encontró al menos 150 videos pornográficos, donde las víctimas son bolivianas. Las filmaciones eran vendidas a 10 dólares fuera del país, dinero que recibían a través de PayPal.

Desde la Policía informaron que un hombre, profesor de Educación Física de 27 años, reclutaba a las mujeres a través de redes sociales, panfletos e incluso a través de una escuela de voley situada en el municipio de El Alto.


Comentarios