Tres viviendas, en el barrio Tarija de Yapacaní, fueron precintadas por la Policía, se presume que en esos lugares los hermanos acusados cometieron los abusos sexuales contra dos menores de 10 años de edad, uno de ellos falleció este sábado debido a complicaciones en su salud tras los vejámenes.

La Fiscalía y representantes del Ministerio de Justicia realizaron una inspección y luego se procedió al precintado de las viviendas. En tanto, los vecinos de la zona reiteraron su decisión de expulsar a los familiares de los acusados.


“Tomamos la decisión de expulsarlos calmadamente, sin hacer daño. Hemos decidido botarlos. Y si no se van a las buenas, se van a ir a las malas”, indicó uno de los vecinos.

El abuelo de los acusados señaló que conocía la acusación por violación de hace un par de años y en el que uno de sus nietos murió en Palmasola aquejado por una grave enfermedad, sin embargo, sostuvo que desconocía sobre la violación del niño, que este sábado perdió la vida. Añadió que se niega a abandonar el lugar.

Puede leer: El niño de Yapacaní sufrió dos paros cardiacos antes de perder la vida, informaron médicos

“Primero tienen que darme dónde vivir para poder salir si es que quieren que salga porque así nomás, no voy a salir yo. Aunque pierda mi vida, pero yo voy a defender”, señaló el adulto mayor.

Los vecinos dieron un plazo de 48 horas para que la familia de los acusados venda su propiedad y abandone el barrio.

Puede leer: Violadores del niño de Yapacaní serán procesados por infanticidio tras su muerte

“Si se rehúsan a vender el inmueble, hemos decidido tomarlo como área verde, como algo que sirva para el barrio para el distrito”, advirtió uno de los habitantes.

En tanto, el resto de los familiares de los hermanos acusados dejaron las viviendas, pero sus pertenencias aún se encuentran en el lugar.


Comentarios