Los sueños de Maida Roca Chuvé quedaron truncados y ahora solo será un recuerdo de sus familiares y amigos. La mujer dedicada a sus tres hijos fue víctima de feminicidio por parte de su pareja en el municipio de Pailón.

Maida quería ser profesora, maestra de niños de etapa inicial. La hermana, la mamá y una amiga de la víctima contaron que quería salir adelante, superarse, seguir con sus estudios para ser educadora infantil.

Feminicidio: "Fernando dice que me va matar, que 30 años de cárcel no son nada", alertó Maida minutos antes del crimen

“Su sueño de ella era ser profesora de niños de kínder. Ella soñaba con eso”, contó Ignacia Roca, hermana de Maida. La mamá de la víctima, Candelaria Chuvé, señaló que “ella quería ser maestra, salió bachiller, tenía su título y todo”.


Una amiga, Amanda Villagomez, expresó que “siempre quiso salir adelante, pero dedicó tiempo a sus hijos, a enseñarles. Vendía pollo, panza rebosada y nos avisaba a los vecinos para que vengamos”.

Maida Roca, mamá de tres menores de 2, 7 y 9 años, ansiaba que llegue el 27 de mayo, día de la madre, pues en el colegio de sus hijos estaban organizando un festejo y ellos ya habían pagado la cuota para festejar y agasajarla.

Ver los casos de feminicidio la asustaba, no le gustaba saber sobre los hechos de sangre que enlutaban a familias, que dejaban a hijos sin mamá. Tras varias peleas y abusos, Maida se convirtió en una víctima más de feminicidio, murió tras recibir varias puñaladas por parte de su concubino. 

Comentarios