Vecinos de Quillacollo realizaron una protesta afuera de un negocio luego de conocer que la propietaria habría agredido a dos menores por vender afuera del lugar. Una gran cantidad de personas se dio cita para reclamar por el hecho.

La manifestación se hizo violenta luego de que la turba realizar destrozos y rompiera una vitrina del establecimiento lo que origino el accionar policial.

Según la versión de los vecinos, la propietaria, primeramente, habría echado agua a dos menores que vendían plástico en la acera próximo a su negocio; las niñas, al no retirarse, fueron agredidas por la mujer que además intentó quitarles sus productos, y por tratar de defenderse, el hijo de la comerciante también empezó a golpearlas.

El acto provocó gran molestia entre las personas cercanas al lugar por lo que exigieron un castigo contra los agresores.

Lee también: Rescatan a una bebé de sus cuidadoras, tiene 140 días de impedimento por su lesiones

Los vecinos procedieron a romper algunas sillas, y vidrios del lugar, además de quemar una vitrina que la propietaria del negocio tenía con algunos productos a la venta.


Luego de algunos minutos, la Policía intervino para evitar que los destrozos continúen, pero las personas no se alejaban del lugar, por lo que los efectivos tuvieron que gasificar a los vecinos para que estos se dispersen.

Luego de varios minutos de tensión, algunas personas terminaron arrestadas y llevadas hasta dependencias policiales  para cumplir 8 horas de arresto.

Comentarios