Tras rastrear un iPhone que había sido robado en julio, la Policía secuestró al menos 60 teléfonos en una tienda del 'Barrio Chino' de Cochabamba donde se vendían esto aparatos. La mujer a cargo del negocio no pudo explicar cómo obtuvo todos los artefactos. Un dirigente impidió el allanamiento a otro local donde había más smartphones.

“Había un caso denunciado en julio. Una persona sufrió el robo de su teléfono iPhone por unos motoqueros, realizada la investigación se logró determinar que todo estaba relacionado con el Barrio Chino”, explicó Jorge Mariaca, director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen en Cochabamba (Felcc).

También te puede interesar: Un hombre que se hizo pasar por garzón robó Bs 32 mil de un negocio

La autoridad policial informó que en las acciones para determinar dónde estaba el teléfono no solo se pudo dar con su geolocalización, sino también con números de teléfono que vinculaban a dos tiendas del Barrio Chino.

Se ha intentado allanar estas dos tiendas, pero debido a la prepotencia y falta de compresión de supuestos dirigentes, pese a que estábamos con toda la parte legal para cumplir el allanamiento”, protestó Mariaca.

Finalmente, la Policía pudo ingresar a uno de los locales donde se encontró más de 60 teléfonos y al no poder explicar su procedencia fueron decomisados por la Policía. Las autoridades no pudieron ingresar al otro local, debido al rechazo de otras personas.

Mariaca señaló que las personas que hubieran perdido sus teléfonos están en el derecho de acudir a la Felcc para revisar si sus teléfonos no están entre los decomisados.

Por otra parte la Policía informó que se pondrá una demanda por impedir la función pública contra el hombre que impidió que se realice el allanamiento a la segunda tienda del Barrio Chino.


Comentarios