Un hombre fue aprehendido en las últimas horas acusado de estar implicado en la muerte de Aldo Calderón Mejía, el instructor de gimnasio cuyo cuerpo fue hallado el fin de semana en una zona despejada en el municipio cruceño de Colpa Bélgica.

El sospechoso fue hallado en Camiri tras una intervención realizada por un grupo especial de la Fuerza Especial de Lucha Contral el Crimen (Felcc).

Una de las hipótesis que se maneja -y que sería la de mayor relevancia- sobre el motivo del asesinato, es una deuda que el fallecido tenía con el implicado en este caso.

Calderón Mejía era instructor de gimnasio y de acuerdo a sus familiares, en 2015, se prestó 7.000 dólares para invertirlos en la compra de esteroides que luego fueron decomisados al ser ilegales.

La devolución del dinero no fue realizada por lo que se presume que la muerte se debió a un ajuste de cuentas, algo que será confirmado con el avance de las investigaciones.


Comentarios