Una campana que data del siglo XVII y estaba en custodia en la parroquia de San Matías de Toropalca, en el departamento de Potosí, fue robada el pasado fin de semana, informó la encargada de la Iglesia, Melania Nava.

La campana era el único objeto que había quedado de un antiguo templo colonial que fue arrasado por una riada y era conservada por los comunarios y la Iglesia Católica en el lugar por su alto valor histórico.

“La campana es una reliquia no solo para Toropalca, también para Potosí y Bolivia ya que fue instalada en 1631”, añadió Navia.

La representante parroquial llegó acompañada de autoridades originarias que pidieron a las autoridades que el caso quede esclarecido y no suceda como en 2010 cuando no se hallaron a los responsables del robo de platería de la época de la Colonia.

“El anterior domingo se han robado una campana de la Iglesia en la localidad de Toropalca”, denunció Alfredo Mamani, que es curaca en Toropalca.

Datos publicados por el diario El Potosí señalan que el templo de San Matías de Toropalca, data del siglo XVII durante la época de la Colonia. En el siglo XX una granizada en el sector de Capillani (lugar del Tata San Matías) provocó un turbión de agua que desbordó el defensivo, y el agua afectó los ambientes del templo y las viviendas aledañas.

La riada provocó el deterioro de la infraestructura hasta que solo quedaron dos columnas. Un nuevo templo se construyó en 1962.

 

Comentarios