Un hombre de 37 años fue aprehendido acusado de golpear y quemar a su hija de tan solo 8 años de edad. La menor vivía en el municipio de Capinota, Cochabamba. La niña se encontraba al cuidado de su progenitor y de su abuela paterna desde hace dos años atrás, donde era obligada a realizar los quehaceres del hogar y ni siquiera asistía a clases regularmente.

Pero fueron sus profesores que la ayudaron a buscar justicia, luego de largos meses que la menor peregrinaba en busca de ayuda, finalmente fue rescatada.

La abogada que está a cargo del caso de la menor presentará una denuncia en contra de la Defensoría de la Niñez y de la alcaldesa de Capinota por incumplimiento de deberes, ya que según la investigación, ninguna de estas instituciones quiso brindar apoyo y atenderla pese a las constantes denuncias.

La abuela materna fue quien informó que la madre de la niña se encuentra viviendo en España, y por ello su padre tenía la custodia. Lamentó que haya sido ella quien se hizo cargo de la menor. 

Lee también: Padre es aprehendido acusado de flagelar y quemar a su hija de 8 años con leña caliente

El padre de la víctima será procesado por violencia intrafamiliar, además, es posible que la denuncia sea ampliada por abuso sexual ya que se teme que la niña también haya sido abusada sexualmente por más de dos años.

En la primera declaración que habría dado la pequeña, aseguró que su progenitor le quitaba la ropa y le tocaba varias partes de su cuerpo, por lo cual, deberá ser sometida a un examen médico forense.


Por su parte, el representante de Derechos Humanos, Hugo Iriarte, informó que la pequeña vive asustada, por lo que en estas primeras 24 horas lejos de su padre, afirmó no comprender lo que estaba pasando.

La niña a naturalizado la violencia, la niña piensa: si mi papá me pega, le tengo miedo, pero yo quiero estar con mi papá”, explicó Iriarte a UNITEL.

La menor presenta quemaduras en las manos, marcas en la espalda y brazos, la investigación se ampliará a la abuela paterna ya que esta nunca denunció lo ocurrido.

Comentarios