Erick Silva de Carvalho es la persona que apareció sin vida y calcinado en su vehículo en un área verde en el municipio de Cotoca la noche de este pasado miércoles. Era pastor de una iglesia presbiteriana ubicada en el Plan 3.000.

Los hermanos seguidores de la iglesia quedaron asombrados y sin creer lo que había ocurrido. “Es bastante triste para nosotros, era muy buena persona”, calificó una mujer tras ser consultada por un equipo de prensa de la red UNITEL.

Además, contaron que Erick Silva de Carvalho llegó hace 7 años al país y que estaba al frente de esta iglesia hace 5. Incluso, contaron que el pasado domingo habrían compartido varias actividades durante toda la jornada entre varias familias.

“Estoy asombrada, no lo acepto. El domingo estuvimos todo el día en la iglesia. Compartimos un almuerzo incluso”, señaló una vecina del lugar quien añadió que “el hermano Erick era una persona que nos indicaba seguir el camino del bien”, sentenció.

Esperan que la policía pueda esclarecer el caso ya que aún no hay un informe del trágico hecho.

Comentarios