Este pasado sábado por la madrugada se registró un infanticidio en la zona de Huarak’asa, en la zona sur de la ciudad de Cochabamba, la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen levantó el cuerpo de un menor de seis años que fue degollado por su tío.

Tras ser aprehendido y llevado a celdas policiales el joven decidió someterse a un proceso abreviado. Jhon Q.M., de 21 años, fue sentenciado a 30 años de cárcel por el asesinato.

“Me querían robar a mi sobrino, esa bruja que estaba ahí. Yo (lo hice) por querer rescatarle de esa bruja”, declaró el sindicado.

Además dieron a conocer, según las declaraciones del que fuera el principal sospechoso, el niño se encontraba poseído por el demonio por eso él habría decidido cometer el hecho de sangre.


Comentarios