El Consejo de la Magistratura ejecutó la orden de un juez disciplinario para suspender por un mes, sin goce de haberes, a Ximena Mendizábal, jueza Tercera de Instrucción en lo Penal de Sucre, que hace una semana ordenó la libertad irrestricta de Yassir Molina, líder de la Resistencia Juvenil Cochala.

La suspensión de la autoridad judicial se debe a una denuncia realizada en 2015, cuya resolución se conoce seis años después, por lo que considera que este caso ha prescrito, pues las faltas disciplinarias se anulan en dos años.



La jueza relaciona sus suspensión con el hecho de haber ordenado la libertad de Molina, quien fue acusado de asociación delictuosa por hechos relacionados a las protestas de octubre de 2020 en donde se pedía la renuncia del Fiscal General del Estado, Juan Lanchipa.

En su momento, Mendizábal dijo a los medios que no encontró las pruebas ni indicios suficientes para ordenar la detención preventiva del líder de RJC e incluso mandó a "estudiar derecho" a los abogados del Ministerio de Justicia.

Comentarios