Durante su audiencia de cesación a la detención preventiva, la exmandataria Jeanine Añez, tomo por unos minutos la palabra al juez Juan Zeballos. Señaló que no pedía libertad irrestricta, sino más bien una detención domiciliaria e indicó que ayudará a la investigación.

Durante su intervención, Añez pidió al Ministerio Público no cambiar ni una coma, tampoco alguna palabra de la declaración que había realizado y se manifestó predispuesta a colaborar con el proceso. 

“Tengo que aportar en esta investigación”, señaló Añez, quien señaló que con su solicitud de cesación a la detención preventiva no pedía impunidad, sino más bien detención domiciliaria e incluso señaló que podía cumplirla en Trinidad o en La Paz, con los custodios que la justicia disponga.

También te puede interesar: Fiscalía admite proposición acusatoria contra Jeanine Añez por las muertes en Senkata y Sacaba

La expresidenta señaló que antes del 11 de noviembre, cuando  asumió como presidenta, su vida era como la de cualquier ciudadano que participó en manifestaciones.

Recordó que asumió la Presidencia de Bolivia en una etapa crítica; sin embargo, pese a todo, señaló que logró sacar adelante al país y se realizaron las elecciones.

“Hemos llamado a elecciones y eso tiene como consecuencia que el MAS este nuevamente en el Gobierno porque lo hicimos de manera democrática”, sentenció.

Agregó que las consecuencias de aquello se han traducido en imputaciones, acusaciones y juicios de responsabilidades que están minando su salud.

Añez apeló al juez a considerar si situación de mujer, madre y exmandataria para acceder a su pedido de cesación de la detención preventiva.

“Quiero decirle al magistrado que tengo derecho a la salud porque soy madre. No es posible que por una venganza política, por intentar cambiar la realidad de los hechos tenga que estar cuatro meses presa con la salud deteriorada, con una familia y con hijos que están sufriendo, algo que no merecen”, señaló.

La exmandataria fue detenida en marzo, investigada por la renuncia de Evo Morales a la Presidencia de Bolivia, tras las elecciones anuladas del 2019, en las que una auditoría de la OEA detectó "graves irregularidades" y "manipulación dolosa"

Comentarios