La madrugada del martes 14 de junio se activaron las alarmas del penal de máxima seguridad Palmasola en la ciudad de Santa Cruz. Una cuerda que salía hacia el exterior del muro del centro penitenciario y una escalera fueron hallados y tras la revisión, se confirmó la fuga de Emerson Michael da Silva Benjamín y Andrés Luis Xavier da Rocha.

Ambos ciudadanos brasileros cumplían detención preventiva acusados de acribillar en marzo al comerciante Wilson Ledezma, en el municipio cruceño de Minero.

Tras la confirmación de la fuga, varios grupos operativos salieron por el rastro de los sicarios. Las horas pasaban y crecía la probabilidad de que los prófugos puedan salir del país.

Pasaron cerca de 30 horas hasta que un grupo de la División de Análisis Criminal e Inteligencia (DACI), dependiente de la Fuerza Especial llevó adelante un operativo con la certeza de haber encontrado a los prófugos al interior de un inmueble, ubicado en una zona cercana al campus de la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno.

Puede leer: ¿Quiénes son los reos que fugaron de Palmasola y por qué son considerados de alta peligrosidad?

En el lugar hubo un tiroteo y tras varios minutos, la Policía redujo a Emerson Michael da Silva Benjamín y Andrés Luis Xavier da Rocha. Además de otras seis personas que fueron arrestadas, entre ellas la pareja de uno de los reos, quien consiguió las dos armas y un vehículo que fueron usados en la fuga.

LA CLAVE DE LA RECAPTURA

El informe de la Felcc de Santa Cruz indica que el trabajo de la Policía estuvo basado en la vigilancia del vehículo de color plomo que fue usado por los reclusos tras su huida de Palmasola.

En la revisión de las cámaras de seguridad se estableció a ruta. Cerca de las 4:00 del martes pasaron por la avenida Santos Dumont y luego recorrieron la rotondas de la avenida Roca y Coronado.

Otro video muestra que el motorizado llegó hasta el segundo anillo de la avenida Cristo Redentor. Y luego llegaron a un condominio en el noveno anillo.

Luego de una hora, la mujer y los dos reclusos se trasladaron hasta el departamento que habían alquilado cerca de la universidad, fue el lugar donde horas más tarde iban a ser recapturados por la Policía. 

Así fue como en casi 30 horas el trabajo de la Policía logró volver a capturar a peligrosos delincuentes y demuestra una vez más que no existe el crimen perfecto. 

Comentarios