El guardia de seguridad, Miguel Ajomado Cazorla, y el trabajador, Guillermo Sánchez, que sobrevivieron al fatal deslizamiento que ocurrió en la zona de Urubó, se encuentran estables y bajo observación médica debido a la gravedad de sus contusiones.

Ajomado, de 56 años de edad, “se encuentra en terapia intermedia, está estable, tiene trauma cerrado de tórax y está policontuso y tiene una fractura en el fémur. Tiene todas las valoraciones”, indicó la gerente médico, Alejandra Uriona.

La doctora agregó que está en observación por neurocirugía debido a que perdió el conocimiento durante el accidente, debido a un golpe en la cabeza. También se evalúan sus fracturas en el fémur y tórax.

Puede leer: "Pude sacar mi mano y me encontraron": obrero se salvó tras deslizamiento en el Urubó

En tanto, Sánchez ya fue sometido a una cirugía y se aguarda la evolución de su salud. 

“En este momento lo están evaluando, le han sacado radiografías para ver cómo va su evolución”, indicó la hermana del herido, María Esther Mojica.

Mojica señaló que la Alcaldía de Porongo se hace cargo de los gastos médicos.

El paramédico Jim Nágera explicó que en el accidente, la caída de la tierra y greda ocasionaron que el obrero sea prácticamente “tragado por la tierra”.

La mañana de este viernes se registró un accidente laboral en una obra en construcción ubicada en la primera rotonda en el ingreso al Urubó, donde un trabajador perdió la vida y otros dos resultaron heridos tras quedar sepultados por la tierra.

Comentarios