Fernando Meza Arancibia es uno de los más buscados por la Policía al ser el principal sospechoso del doble feminicidio ocurrido el pasado lunes en una urbanización del municipio de Cotoca. 

Para capturarlo, este jueves, se realiza un megaoperativo que incluye la participación de sabuesos, drones y grupos de élite que contarán con la ayuda de la guardia municipal y otras instituciones, además de lugareños, para realizar un rastrillaje que permita identificar su paradero.

José María Velasco, director de la Felcv, explicó que Meza Arancibia, después del crimen, se internó a pie en el monte próximo al lugar en donde convivió por 13 años con Florinda Cordero Ortega, una de sus víctimas.

Dijo que durante la cuarentena el sospechoso pasaba varios días en esta zona a la que acudía a pescar por lo "conoce muy bien el lugar" y eso hace que se vuelva "escurridizo".

Puedes leer: Bolivia registra 85 feminicidios y 28 infanticidios en lo que va del 2021

Hipótesis

Una de las hipótesis que se maneja es que Fernando Meza Arancibia se haya quitado la vida por lo que, dentro del operativo, se usa canes especializados en la búsqueda de cuerpos.

Velasco señaló que, de acuerdo a versiones de los vecinos, el implicado sacó una cuerda de su casa y salió corriendo dejando incluso su vehículo parqueado en la puerta de ingreso al inmueble.

Remarcó que el hombre tiene un antecedente de violencia ocurrido hace años, cuando tenía otra pareja, a quien le asestó una puñada y tras este hecho "decidió quitarse la vida ingiriendo químicos; sin embargo, no falleció”. 

Comentarios