Las dos mujeres que estaban a cargo del animal terminaron en el hospital tras el ataque de su mascota, un perro de la raza pitbull. En principio un uniformado que llegó al lugar alertado por vecinos intentó apartar al animal de las víctimas; sin embargo, se vio obligado a utilizar su arma de fuego.

También te puede interesar: Defiende a una mujer de perros furiosos y familia de la víctima le ofrece empleo como recompensa

“Ha sido una medida razonable, meditada por el oficial que ante la necesidad de precautelar la vida de las personas que estaban en la vivienda y ante la imposibilidad de otros métodos de persuasión se bien en la necesidad de hacer uso de arma de fuego”, explicó  Rolando Rojas, director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) de Cochabamba.

El uniformado había llegado hasta el viernes  una vivienda en la zona de Cerro Verde, en Cochabamba, ante la llamada de auxilio de los vecinos, alarmados por los gritos que salían del inmueble donde ocurría el ataque.  

“Tras agotar todos los protocolos se decidió precautelar la vida de las dos personas”, reiteró Rojas.

La Policía precintó el inmueble donde ocurrió el hecho e informó que existen charcos de sangre en diferentes puntos de la vivienda, así como huellas como evidencia de que las dos víctimas fueron arrastradas en la vivienda.

Un médico que atendió a las dos personas heridas señaló una de sus pacientes tiene múltiples heridas en ambas piernas, pero la más comprometida es la de la derecha con lesiones lacerantes.

Comentarios