Una cadena de desgracias es lo que rodea a la muerte de Yenifer Ribera Torrico, la joven cuyo cuerpo fue hallado en Portachuelo y de quien su familia pide a las autoridades que se investigue a fondo pues consideran que 'hay algo oscuro' que se intenta no ser develado.

El 11 de septiembre de 2020 ocurrió una tragedia en la familia Torrico que lloró la partida de uno de sus miembros. El pequeño Sebastián Viveros, de solo 12 años de edad, perdió la vida a causa de un ebrio que huía en su motorizado luego de ser sorprendido por su pareja en un prostíbulo.

Este fue un caso que dejó dolor en la capital cruceña y que motivó la participación de la Fiscalía, la Policía y distintas instituciones que condenaron al autor del crimen quien además dejó herido a otros dos menores. El hombre fue enviado a Palmasola.

El hecho motivó que Yenifer tome la decisión de trasladarse desde España, en donde residía junto a su madre, hasta Santa Cruz sin saber que siete meses después encontraría ella también la muerte.

El cuerpo de la joven de 27 años fue encontrado en Portachuelo, lugar al que asistió de paseo con unos amigos el pasado 22 de julio y cuyo deceso tiene muchas dudas por la forma en cómo ocurrieron los hechos que rodean a su muerte, indica su familia.

En los últimos videos de Yenifer se la ve a bordo de un teri (vehículo) acompañada de una persona mientras disfrutaba de un paseo.

La familia pide a su acompañante que se presente a declarar para esclarecer lo ocurrido y tener la certeza de saber qué fue lo que ocurrió.

Comentarios