Valeria de 28 años salió de su casa en Cochabamba el pasado 6 de marzo viajó a la ciudad de La Paz en compañía de su hijo de 4 años para celebrar su cumpleaños, el festejo debió ser con José Luís Almanza Vega, el papá del niño del que estaba separada, y con los abuelos del pequeño.

“Junto a sus abuelos querían hacerle el festejo, pero ella (Valeria) no tenía ninguna intención de quedar”, manifestó una allegada de la joven madre.

La familia de la víctima asegura que fue José Luís quien recogió a ambos de la puerta de su casa, y un día después ella envió un mensaje de texto a una amiga anunciando que al día siguiente retornaría a Cochabamba, pero desde entonces no se conocía de su paradero.


Los allegados de Valeria recibieron mensajes por redes sociales, en ellos la mujer supuestamente se despedía de su familia con el argumento de que se iba al Chile a trabajar, lo extraño es que había dejado al niño en Bolivia y no había llevado ni ropa ni documentos necesarios para ese supuesto viaje.

En las primeras declaraciones tomadas a José Luís, expareja de la víctima, éste dijo que se iban a ir al extranjero juntos, pero que se pelearon en el camino, según su versión, dejó a Valeria en Pisiga y el retorno a La Paz; ni la familia, ni los amigos, y menos la Policía le creyeron.

Jose Luis aseguraba que la víctima le dijo que tenía problemas familiares, por lo que decidió irse a trabajar a otro país, pero los amigos de Valeria salieron rápidamente a desmentirlo, y aseguraron que el hombre era violento con Valeria.

“Valeria cambio unas dos o tres veces de Facebook, porque cuando volvía con él desaparecían sus redes sociales”, manifestó una amiga de la víctima.

El exnovio fue aprehendido y trasladado a Cochabamba, ahí declaró y no pudo sostener su versión, antes y durante la audiencia cautelar, repitió que había dejado a Valeria en la frontera con Chile y que no sabía más de ella, pero ante la presión policial y las evidencias, terminó admitiendo el crimen.

“Ya existe un hecho donde se ha acabado con la vida de una persona, y en ese caso corresponde iniciar un proceso por feminicidio”, indicó el fiscal departamental de La Paz, William Alave.

Un juez determinó la detención preventiva de José Luís en la cárcel de San Pedro, de La Paz, después de esa decisión, con sus declaraciones y las de otros testigos, la Policía terminó dando con el paradero de Valeria, la joven había sido asesinada y su cuerpo encajado en un tanque que escondieron en un terreno de Los Rosales.

Ahora la investigación sigue, se habla de complicidad de los papás de José Luís y vínculos con supuestos delincuentes colombianos, por lo que Valeria aún no descansa en paz.

Comentarios