Tiene 34 años y fue sentenciado a 25 de prisión, luego de haber admitido ser un violador multireincidente de su hijastra. Tras recibir su sentencia, pidió ser trasladado a cumplir su pena a una cárcel de La Paz. 

La víctima es una adolescente que vivió atemorizada por las amenazas de su agresor. A través de una entrevista psicológica contó los vejámenes a los que fue sometida. 

Tras conocer el hecho los agentes de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv) detuvieron al sujeto, que fue imputado por el delito de violación a niña, niño o adolescente, con la agravante de que él era su padrastro, condición que aprovechó que forzar a la adolescente en múltiples ocasiones.

La Fiscalía al demostrar que se contaba con todas las pruebas de lo sucedido, consiguió que el detenido acepté su culpa, confiese el delito y sea condenado a 25 años de cárcel, sin derecho a indulto, en la misma audiencia donde el juzgador debía aplicarle medidas cautelares.

Sin embargo, al finalizar este procedimiento abreviado el sentenciado imploró al juzgador no cumplir su condena en el penal de Palmasola, ya que el padre de su víctima está recluido allí y enterarse de los ataques sexuales sufridos por su hija, le hizo saber al condenado que lo esperaría en el penal para vengarse por lo sucedido.

El juzgador al evidenciar que podía correr riesgo la vida del abusador, aceptó su pedido y ordenó que cumpla su condena en la cárcel de San Pedro, en La Paz, lugar en el que este sujeto deberá permanecer 25 años por la violación a su hijastra, una adolescente que es parte del promedio estadístico nacional que indica que a diario se han violado nueve menores en el primer trimestre de este año.

Comentarios