"Yo lo asesiné", dijo en audiencia cautelar Irma Ortiz Loyola, la mujer de 80 años que se atribuyó la responsabilidad en la muerte de Faustino Cadima Ponce, su expareja y cuyos restos habían sido enterrados en el patio de su casa.

Junto a esta persona también fueron llevados a audiencia Irma Cadima Ortiz, hija de esta pareja, y su conyugue a quienes se acusó de parricidio y asesinato en grado de complicidad, respectivamente.

Irma Ortiz se separó hace casi 20 años de Faustino (78) pero ambos convivían en la misma vivienda, la misma que fue usada para ocultar el cuerpo del fallecido y que fue enterrado con la ayuda de tres de sus nietos, según reveló el fiscal departamental Roger Mariaca.

Durante su declaración la mujer de la tercera edad remarcaba que fue ella quien le dio muerte a Faustino de quien aseguró, era muy violento y que la maltrataba tanto a ella como a sus hijos.

"Ya no culpen a mi familia", repetía Irma Ortiz ante la jueza durante la audiencia celebrada este viernes en el Palacio de Justicia. 

El caso

Faustino Cadima Ponce fue denunciado como desaparecido en mayo de 2020 por una de sus hijas que radica en Inglaterra. Fue ella quien alertó a la Policía que inició una investigación del caso.

Dentro del proceso se hallaron contradicciones entre los familiares por lo que el miércoles 23 de junio de este año se hizo un operativo en el que se halló enterrados los restos de Faustino en el patio de la vivienda en la que vivía (Urbanización Toborochi, de la capital cruceña).

La Fiscalía y personal especializado de la Policía procedió a la exhumación de los restos cuyo trabajo pericial confirmó la identidad de este hombre que tenía 78 años de edad.


Comentarios