Los adultos mayores afiliados a la Caja Nacional de Salud enfrentan la burocracia del registro de vacunación, peregrinan cumpliendo una serie de trámites con la esperanza de que ser inmunizados pronto.

En El Alto hacen fila en el policlínico desde las 05:00, el objetivo es hacer el preregistro que les exige la CNS y un chequeo de salud, que también ha sido incluido como requisito.

“He venido a inscribirme para hacerme vacunar, pero dicen que no hay vacunas”, cuenta uno de los señores que está desde temprano en la fila.

“Parece que van programar, pero la doctora nos ha dicho que ya no hay (dosis), por ahí y no alcanza, esa es la preocupación que tenemos”, señala.
La búsqueda incesante de la vacuna se hace en medio de aglomeraciones, en las filas no hay distanciamiento social.

El chequeo médico se realiza para ver si las personas son aptas para la vacunación, ha precaución con las personas hipertensas.

La mayoría de los adultos mayores son hipertensos, ahora en la evaluación me dicen que no se me puede vacunar porque tiene que bajarme la presión, pero cómo voy a hacerlo si no hay ni medicamentos”, cuestiona otro hombre.

En las filas de la zona 12 de Octubre hay personas de la tercera edad que llevan cuatro días haciendo fila en busca de las dosis, en el lugar se mantiene el letrero que dice que “no hay vacunas hasta nuevo aviso”.

Comentarios