Antes de la pandemia Ramiro y María dejaban a sus hijos en la guardería para salir a trabajar, pero la situación cambió por lo que hace más de un año que estos lugares cerraron. Ahora el papá dejó de trabajar como albañil y, junto a su esposa y sus niños de 6 y 3 años y un recién nacido, deben salir a vender golosinas por las calles.

La familia uniformada caminando por la calle bajo el teleférico. A ellos les duele tener que caminar junto a sus pequeños todo el día, por lo que, a manera de juego, se diseñaron uniformes y hacen que vender, sea para sus niños, un juego. 

"Yo tenia mi guardapolvo y mis hijitos querían igualito. Mi esposo camina con mi hijito y yo con mi hijita, no les soltamos ", señala María.

La situación de esta pareja y sus niños son solo un reflejo entre miles de aquellos que no tienen con quién dejar a sus hijos y que tienen la necesidad de salir a trabajar para lograr recursos económicos.

El pedido

La reapertura de actividades, ha permitido abrir locales de distintos rubros, que no siempre son de primera necesidad, cumpliendo medidas de bioseguridad.  Ahora, los padres de familia piden reabrir las guarderías y controlarlas, en lugar de que funcionen a puertas cerradas o que ellos deban sacrificar a sus niños llevándolos a sus fuentes laborales.

Te invitamos a ver diversas historias de vida en el siguiente video y en el que sus protagonistas son familias cuyos niños deben sumarse al trabajo de sus padres para subsistir:


Comentarios