"Tenemos todo listo. Completamos los 30 buses, ahora tenemos cinco, y se pone en marcha el sistema (de Buses de Transporte Rápido)", dijo Rolando Rivera, secretario de movilidad urbana de la Alcaldía cruceña, quien indicó que a finales de febrero se tendrá el lote completo, "en frontera", de los motorizados.

Se adelantó que una vez se tenga la flota de vehículos "debe retirarse todo el transporte tradicional", que son seis de cada 10 vehículos, según datos de la comuna; "cuando tengamos ese escenario real y planificado tendremos velocidades que estarán arriba de los 20 km por hora con la priorización semafórica que hemos instalado", puntualizó.

Una vía transitada

Rivera explicó que cuando se decidió encarar este proyecto se tomó en cuenta que dentro del primer anillo se tiene un promedio 16 millones de pasajeros al año, convirtiéndolo en una vía bastante transitada y de gran circulación, por lo que era necesaria modernizar esta ruta dejando de lado "corredores que no tienen la demanda de pasajeros".



Ancho de la vía y presupuesto

Dentro de los parámetros internacionales para sistemas de Buses de Transporte Rápido se indica que el ancho de la vía debe ser de 3.5 metros, mientras que en Santa Cruz es 3,2 metros, algo que el secretario considera que este índice no debe ser una imposición pues también se debe tomar en cuenta el entorno, la topografía, la velocidad y más si se toma en cuenta que esta es una vía urbana en donde el bus no superará los 40 km por hora.

En las pruebas de la Alcaldía el BTR tardó 28 minutos en recorrer los 6,7 kilómetros del primer anillo, a una velocidad promedio de 14 km por hora.

"No tiene porque tener un ancho o un perfil de una autopista, porque no lo es", apuntó.

Dentro del proyecto de los 216 kilómetros la comuna estima invertir 200 millones de dólares para completar las cuatro fases de esta iniciativa.

Comentarios