El presidente Luis Arce, pidió este viernes a la población "no bajar la guardia" frente al Covid-19, ante temores de un rebrote, y destacó la utilización de la medicina ancestral para combatir las infecciones.

"Continuamos enfrentando la pandemia con posibles rebrotes en muchos países, lo hemos visto en Europa y nosotros tenemos que estar atentos, no podemos bajar la guardia", afirmó el gobernante durante la inauguración de una reunión de indígenas en la región de Cochabamba (centro).

Bolivia registra desde marzo más de 9.000 fallecidos y alrededor de 148.600 infectados por coronavirus.

Regiones y ciudades como Santa Cruz y La Paz toman medidas para contener los rebrotes que sufren.

Arce, quien reivindica los conocimientos y saberes de los pueblos nativos, señaló que "hemos recurrido a esas hierbas que nuestros hermanos conocían ancestralmente para poder combatir la pandemia y lo hemos hecho exitosamente en las diferentes nacionalidades y pueblos de nuestra América Latina".

Desde que se conocieron los primeros casos de enfermos en el país, los sectores indígenas, principalmente de aymaras y quechuas, han usado diferentes productos naturales, a las que les atribuyen poderes curativos.

Esa población usa las plantas y árboles como el eucalipto, la wira wira y la manzanilla, como insumos antibacterianos y expectorantes, que, según los chamanes nativos, ayudan a crear y reforzar el sistema inmunológico.

De manera paralela, un barrio en el corazón de la ciudad de La Paz es sometido desde este viernes y por una semana a un control epidemiológico, ante un rebrote focalizado de casos de coronavirus.

Brigadas de personal municipal realizan el lavado de mercados de abasto en el vecindario de Miraflores, donde se hallan una red de hospitales públicos, el mítico estadio Hernando Siles y las principales dependencias del Alto Mando de las Fuerzas Armadas. 

El ingreso a los mercados está limitado a un máximo de un 30% de sus capacidades, en un denominado "bloqueo epidemiológico".

La región de Santa Cruz también toma medidas para fortalecer su sistema sanitario, después de que su gobernación declarara a principios de semana que enfrenta una "segunda ola" de la pandemia.




                


Comentarios