Han pasado más de 10 años y el juicio denominado ‘Caso Ostreicher’ no arranca. 

El norteamericano Jacob Ostreicher llegó a Bolivia en 2011 para denunciar por una supuesta estafa a la colombiana Claudia Liliana Rodríguez, quien le administraba un fondo $us 24 millones a este ciudadano estadounidense para inversiones de arroz y ganado.

Pasó de acusador a acusado y estuvo un año y medio detenido en Palmasola, luego tuvo detención domiciliaria y fugó del país en 2013.

Este caso tuvo la atención del Gobierno boliviano, lo que posteriormente derivó el destape de una red de corrupción de abogados que operaba dentro de un Ministerio.

El documento del Ministerio Público tiene a seis acusados por tres delitos, legitimación de ganancias ilícitas, organización criminal y tráfico de sustancias controladas.

Conozca más detalles en el siguiente informe especial de la red UNITEL.

Comentarios