El Gobierno de Bolivia determinó el cierre de su frontera con Brasil por un lapso de siete días ante la alerta que existe por el ingreso de la variante P1 o amazónica, según expertos, más agresiva y contagiosa que la tradicional. 

Para el Colegio Médico de Santa Cruz la medida es insuficiente pues no se cumple con lo que se establece en el periodo de incubación del virus que es de por lo menos 14 días tiempo que se tuvo que haber dado para restringir el paso en los límites.


Su presidente Wilfredo Anzoátegui, dijo que para que el cierre "tenga sentido y sea beneficioso para todos", debe cumplirse por al menos dos semanas que es lo que dura el ciclo evolutivo que tiene el virus para cortar una cadena de contagio.

Además se tiene que aumentar la vigilancia epidemiológica y un mayor control en base a estudios de laboratorio en cada una de las fronteras y en el área urbana.


Comentarios