La mañana de este miércoles se le dio el último adiós al suboficial Christian Blacutt y a su hijo Thiago, ambos perdieron la vida en un incendio que consumió su vivienda, una casa prefabricada que estaba instalada en el Regimiento Ingavi, en ciudad de El Alto.

Los camaradas del suboficial Blacutt cargaron el ataúd de ambas víctimas, fueron enterrados en el pabellón destinado a los militares en el Cementerio General de La Paz.

Los bomberos comentaron que, tras apagar el incendio, encontraron a Blacutt abrazando a su hijo por lo que comentaron que “ha sido un héroe. Ha salvado a varios miembros de su familia y al intentar salvar a su tercer hijo sufrió las consecuencias del humo y del monóxido de carbono que se produjeron a causa del incendio”, sostuvo Marco Navia, director departamental de Bomberos.

Te puede interesar: Militar murió abrazando a su hijo para protegerlo del fuego, antes logró salvar al resto de su familia

Según los primeros informes detallan que las paredes y el piso de la casa eran de madera, al igual que los muebles. Un cortocircuito se había iniciado en una de las habitaciones (6x5 metros cuadrados), además se presume que dos garrafas habrían explotado.

Hasta el cementerio llegaron camaradas y amigos de la familia, con flores y lágrimas comentaron que no podían creer lo que había ocurrido. 


Comentarios