Jhoselin de 32 años es una madre de cuatro niños que se encuentran en una situación crítica. Ella batalla todos los días contra la pobreza, la enfermedad y la falta de alimentación que sufren sus hijos.

La familia vive en Villa Adela de la ciudad de El Alto, en una habitación pequeña que le brindó uno de sus parientes.  Jhoselin se mudó a ese lugar, huyendo de su pareja; un hombre que asegura es violento y que la agredía constantemente.

Una tuberculosis, artritis reumática y displasia de cadera, aquejan a la joven madre. No tiene recursos para visitar un especialista ni para comprar medicamentos.

“Por favor, quisiera que me ayuden con mi salud. No tengo medicamentos y por mi enfermedad no me puedo levantar, es muy difícil para mí”, relató Jhoselin a Unitel.

TAMBIÉN PUEDE LEER:  Trabajadores de salud acatan un paro nacional de 72 horas; piden ser incluidos en la ley del trabajo

Ella es una madre que luchó por sus hijos en todo momento. Lavaba ropa en los domicilios, trabajaba y vendía todo lo que podía para llevar alimento a su casa.

La Policía Boliviana, a través del Mayor Willy Gemio perteneciente al Grupo de Apoyo Civil a la Policía (Gacip), llegaron  hasta el domicilio de la familia y entregaron un lote de ayuda solidaria.

“Fue un trabajo conjunto de la Policía boliviana. Con la ayuda de su medio (Unitel) pudimos ayudar a la señora y sus pequeños”, informó Gemio.

Sin embargo, Jhoselin y sus hijos requieren de más ayuda. Apelan al buen corazón de todas las familias bolivianas para que ella y su hijo mayor, quien padece autismo, puedan visitar a especialistas.

Si usted desea ayudar a la familia puede comunicarse al número de teléfono 76210778. La familia requiere ayuda de la población.

Comentarios