El recrudecimiento de la pandemia en Brasil, con récord de muertos y el sistema sanitario al límite ha provocado que se empiecen a tomar medidas más severas en los países vecinos, entre ellos Bolivia que está diseñando acciones para evitar que la variante P1 se propague en su territorio.

"Sí, pensamos que es la cepa brasileña", dijo este jueves María Bolivia Rothe, jefa de Epidemiología del Ministerio de Salud en entrevista con Unitel al ser consultada sobre la abrupta crecida de casos en los municipios fronterizos.

Brigadas del Ministerio de Salud se han trasladado hasta Cobija (Pando), Guayaramerín y Riberalta (Beni) para realizar rastrillajes y controlar los pasos fronterizos.

Según señala Rothe, además se presentará un proyecto de normativa para que sea evaluado por el Gabinete y que establezca mayores controles en las fronteras con Brasil. Se planteará que  un aislamiento preventivo obligatorio y una prueba PCR para las personas que ingresen desde Brasil. Aclaró que un cierre de las fronteras o una prohibición similar a la que rige con los viajes a Europa está descartada.

Las autoridades de los departamentos que son frontera con Brasil también están preocupados. El Servicio Departamental de Salud (Sedes) se ha trasladado hasta municipios como San Matías, Puerto Suárez y Puerto Quijarro, para entregar vacunas y además reforzar la vigilancia epidemiológica.

Uno de los casos que más preocupa al Sedes es el de Puerto Quijarro donde ocho personas que fueron a una fiesta en Corumbá (Brasil) resultaron contagiados con el coronavirus y dos de ellos fallecieron. Se investiga si se trata de la variante amazónica debido a la agresividad de la infección.


En Pando, la Gobernación participó este jueves de una reunión con autoridades regionales de Brasil para definir estrategias conjuntas de combate contra la enfermedad, que no ha frenado su avance.

Tras detectarse en la ciudad amazónica de Manaos a finales de 2020, muchos países cerraron el paso por aire y tierra a viajeros provenientes de Brasil en un intento de frenarla. Sin embargo en Bolivia el tránsito desde y a ese país es libre desde hace varios meses.

El martes, Brasil batió un nuevo récord al registrar 3.251 muertos en 24 horas. Un día después traspasó la franja de los 300.000 fallecidos, mientras 12,2 de sus 210 millones de habitantes se han infectado.



Comentarios