Dicen que una sonrisa cura los males del alma y del corazón, bajo esa lógica Sandra Carrizales, María del Carmen Yovió y Julia Barja se han encargado de alegrar los días a todos los enfermos que pasan por  hospital Francés.

Durante la pandemia muchos pacientes  han celebrado un año más de vida en medio de cuatro paredes, pero ahí estaban estas tres mujeres valerosas, para hacer que esos momentos sean agradables pese a las circunstancias.

Cantarles una canción y hacerles  el día más llevadero a los pacientes de este hospital, es algo que estas tres enfermeras hacen con mucho cariño y que las llena de satisfacción.

Sus colegas resaltan el  profesionalismo, así mismo aseguran que el trabajo con calidad y calidez que realizan es el reflejo del trato que se les da a todos los pacientes en el hospital Francés.

A lo largo de todo este tiempo de pandemia las enfermeras pasaron momentos difíciles al igual que todos los profesionales que están en primera línea luchando contra un enemigo invisible, sin  embargo, la necesidad de ayudar al prójimo fue más fuerte que cualquier temor que ellas pudieran tener .

Por realizar un trabajo digno de aplaudir y por ser mujeres que entregan todo para ayudar de manera desprendida a los enfermos, sus amigos, familiares y colegas de trabajo, las consideran Cruceñas de Oro. 

Comentarios