Profesores y padres de familia del colegio Efraín Vargas de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra protestan por la falta de mobiliario en el lugar, ya que afirman que varios estudiantes se ven obligados a pasar clases en el suelo.

Con carteles y gritos de protesta, la mañana de este martes los padres exigieron a las autoridades la dotación de pupitres y otros utensilios que se requieren en esta unidad educativa del barrio Toborochi.


Aseguran que en un aula donde hay 45 estudiantes sólo se tiene 15 pupitres, por lo que los otros 30 niños se ven obligados a pasar clases sentados en el suelo.  De acuerdo a los padres en toda la unidad educativa hay 200 asientos para 314 estudiantes.

Asimismo, Margoth Arandia, directora unidad educativa Efraín Vargas Paz, manifestó que además del mobiliario, el colegio sufre por la falta ítems, por lo que muchos padres se ven obligados a comprar este mobiliario.

Piden intervención de las autoridades para que se atienda sus demandas.

Comentarios