Está garantizado el suministro de agua, de aquí a seis meses incluso si no llueve”, dijo el ministro de Medio Ambiente y Agua, Juan Santos Cruz, tras hacer un inspección ‘in situ’ de las represas Incachaca y Hampaturi. 

En los últimos días se conoció de un descenso considerable en el nivel de agua en la represa de Incachaca, lo que generó una alarma en la población.

En la inspección se verificó, y según datos del Ministerio, que en Incachaca, se cuenta con más de 2.300.000 m³, lo que representa un volumen del 44%. Esta represa suministra el líquido vital a gran parte de la ciudad de La Paz. 

Mientras que en la represa Hampaturi, que es parte del sistema Pampahasi y que abastece a la zona sur, se tiene un aproximado de 5.000.000 m³.  “Esta represa también tiene cantidad suficiente para tres meses, si no tuviéramos lluvias. Pero estamos ya entrando a época de lluvia”, dijo Alberto Chávez, interventor de la EPSAS.

Se aclaró que en una eventual escases de agua en las represas, hay un plan de emergencia para suministrar agua a La Paz. Se trata del sistema de bombero Huayllara, que llevará agua desde la cuenca de Pongo a la cordillera y luego hacia la cumbre para luego hacerla llegar a la represa Incachaca. 

“Es un sistema para suministrar agua en caso de emergencia, algo que no es necesario en este momento”, aseguró Alberto Chávez.