En conferencia de prensa, el vocero presidencial, Jorge Richter informó que ninguna alcaldía o gobernación ha presentado un plan para afrontar el Covid-19 y que la asignación de recursos ha sido mínima y en algunos casos incluso no han presupuesto fondos para combatir la pandemia. Señaló que existen 300 millones de bolivianos de libre disponibilidad para afrontar la crisis sanitaria. 

Richter informó que alcaldías y gobernaciones cuentan con recursos de libre disponibilidad para combatir la pandemia. “Hubo un instructivo del presidente en la anterior reunión del 23 de diciembre de que podían contratar recursos en sus gobernaciones, con cargo al presupuesto 2021”, indicó.

Según Richter, desde el Gobierno se cuestionó que existan municipios que ofrezcan un plan de vacunación alternativo, cuando no han inscrito en el presupuesto del 2021 partidas para afrontar el Covid-19 o la asignación haya sido mínima. 

El vocero indicó que para combatir el Covid-19, la Gobernación de Tarija ha asignado un presupuesto de 2.3%, Potosí 0.8%, Cochabamba 0,5%, Pando 0,4%, La Paz, 0,1%, Beni, Santa Cruz, Oruro y Chuquisaca no han previsto recursos para este fin en la gestión 2021.

A nivel de municipios, señaló que Santa Cruz ha asignado 0,03%, La Paz y el Alto 1.14%, y Beni 2.71%, Tarija, Cochabamba y Sucre no han contemplado recursos

"Estas son las cifras que priorizan algunos municipios en lo que ellos entienden por preocupación para luchar contra el Covid-19", indicó Richter. 

El vocero señaló que un plan de vacunación no solo contempla la compra de las dosis de inmunización, sino de otros ítems por lo que se requieren varios miles de dólares que no están contemplados en los presupuestos ni de las gobernaciones, tampoco de los municipios. 

Asimismo, indicó que en esta reunión que duró cerca de tres horas, ningún municipio, ni gobernación han presentado un plan para combatir la pandemia.

Sobre la compra de las vacunas manifestó que luego de evaluar diferentes opciones para Bolivia, un comité científico señaló que la Sputnik era la mejor opción para el país, tomando en cuenta diferentes aspectos como la cadena de frío necesaria para su manipulación.