El Gobierno nacional, a través del Ministerio de la Presidencia, se pronunció este viernes sobre el caso de la niña de 11 años que quedó embarazada producto de una violación. La ministra María Nela Prada informó que solicitarán una investigación para sancionar a personas externas a la familia que ingresaron a la maternidad Percy Boland.

“Organizaciones no gubernamentales y grupos religiosos habrían ingresado al hospital (…) no es posible que hayan ingresado a hacer una especie de reflexión entre comillas a la niña de contenido altamente religioso", señaló la ministra Prada, en conferencia de prensa.

Desde el Gobierno considera que se vulneraron los “derechos de la privacidad, confidencialidad y resguardo de la identidad de la niña por terceras personas ajenas al entorno familiar”. La ministra Prada indicó que esto “es algo que no puede quedar sin investigación y sanciones correspondientes".

La ministra de la Presidencia informó que a través del Ministerio de Justicia han realizado una denuncia en un juzgado de Santa Cruz para pedir la protección de la menor. Además que han pedido que un grupo interdisciplinario realice un control del estado de salud y apoyo emocional a la niña.

"De acuerdo a nuestra normativa vigente ya se había procedido a la interrupción legal del embarazo de la niña como correspondía, con el consentimiento (…) las niñas son niñas, no madres. En este sentido como Gobierno nacional activamos mecanismos para precautelar los derechos de la niña", dijo la titular de esta cartera de Estado.

Comentarios