El Monseñor Sergio Gualberti, arzobispo de Santa Cruz, en su homilía dominical hizo referencia a la importancia de resguardar la vida, indicando que “la vida de cada personas es un don de Dios que debe ser puesta al servicio de todos”.

En el acto, realizado como todos los domingos en la Catedral cruceña, Gualberti hizo hincapié a que estar en favor y defensa de la vida es una misión de bautizados. “Es una tarea desafiante en nuestra sociedad, donde hay corrientes violentas y pregoneras de muerte, donde instituciones estatales llamadas por ley a defender la vida de todos indistintamente desde la concepción hasta la muerte natural, discriminan y promueven la muerte. No por eso debemos desanimarnos y acobardarnos, porque es Dios quien nos pide defender la vida”, señaló el arzobispo del departamento.

Estas palabras de Gualberti se dan tras la información vertida por Derechos Humanos, quien indicó que la menor de 11 años embarazada habría dado a luz este sábado, pero que no había sido confirmado por el entorno de la niña. La misma estuvo durante varios días en un centro de acogida de la Iglesia Católica.

“Promover la vida es una misión que abarca todos los ámbitos, de las personas y de la sociedad”, acotó Monseñor Sergio Gualberti.

Sobre el paro

El arzobispo de Santa Cruz también se refirió al paro indefinido llamado por sectores en contra de la ley 1386 y pidió que “la huelga anunciada se desarrolle en paz, en el respeto de las leyes, de las personas y de los bienes privados y públicos. Sin provocaciones, actos violentos, enfrentamientos y vandalismo de parte de nadie”, pidió.

Y añadió que “las autoridades escuchen el clamor de todos los sectores del pueblo de Dios y que se trabaje por la cultura del diálogo, libre, franco, sincero y respetuoso como único camino para preservar la vida, el bienestar y la paz de todos los bolivianos”, concluyó diciendo en la homilía. 

Comentarios