Este jueves 11 de noviembre comenzó al Asamblea Nacional de Obispos, la cual se realiza en la ciudad de Cochabamba. En su pronunciamiento inicial, los representantes de la Iglesia hicieron un llamado a respetar las diferencias políticas y sociales de la población boliviana.

“Optemos por la cultura de la escucha, Dios habla a través de su pueblo y de los hechos históricos que le toca vivir, escuchar y leer la realidad con objetividad nos permitirá discernir adecuadamente los signos de los tiempos”, manifestó monseñor Ricardo Centellas.

Piden convocar a las autoridades nacionales convocar al diálogo en esta coyuntura política-social para así poder evitar la confrontación entre bolivianos.

“Somos diferentes y podemos tener visiones muy distintas, pero compartimos un solo país con la riqueza de nuestras culturas, por eso estamos llamados a buscar espacios de encuentro fraterno, abrirnos a un diálogo sincero y cercano, apostar por una cultura de paz”, indicó

Lee también: Del Castillo sobre el paro: “Ellos no quieren cambio de leyes, ellos quieren cambio de Gobierno”


Las autoridades de la Iglesia Católica también mostraron su preocupación por la situación económica del país, ya que consideran que el desempleo es alto en Bolivia.

“En Bolivia estarían aproximadamente 2 millones de personas en situación de vulnerabilidad y de retorno a la pobreza, es el momento de construir sistemas de protección social, como estrategia para prevenir retrocesos y agudización de la pobreza”, agregó monseñor Centellas.

La Conferencia Episcopal Boliviana de Obispos concluye el próximo 16 de noviembre donde se realizará un mensaje a la población.

Comentarios