Monseñor Sergio Gualberti se refirió a la marcha indígena que inició su camino hace 26 días desde Beni, y que se dirige hacia la capital cruceña en rechazo a los avasallamientos y para pedir la titulación de tierras, instando a la ciudadanía y a las autoridades a brindarles una acogida para demostrar solidaridad y empatía.

"El Señor nos llama a acoger a los hermanos y hermanas indígenas, mayores, niños, mujeres y ancianos, que desde varios días están marchando hacia nuestra ciudad", dijo Gualberti. 

Monseñor puntualizó que es propicio que los marchistas  "encuentren nuestros corazones abiertos y manos solidarias, que no les falte una ayuda humanitaria y sanitaria y que sean escuchados por las autoridades en sus justas demandas en defensa de su tierra y territorio, su identidad cultural y sus formas de organización y normativa propia".

Puedes leer: Herido de bala tras enfrentamiento por tierras en San Julián está en terapia intensiva

Este domingo, la columna de marchistas partió desde la comunidad La Asunta en dirección hacia Los Ángeles, una localidad cercana a San Julián, municipio al que tienen previsto llegar el lunes.

"La cercanía de Dios no se mide por el metro del poder, la investidura o el cargo, sino por el de la acogida de los pobres, la ayuda a los débiles, la solidaridad y la atención a las heridas de los humillados. Esto significa que cuando acogemos a uno de los hermanos marginados y lo servimos en nombre de Dios, no estamos haciendo un don, sino que recibimos a Jesucristo mismo, el don más grande", dijo Gualberti en su homilía.




Comentarios