Las notificaciones de INTERPOL son solicitudes de cooperación internacional o alertas que permiten a la Policía de los países miembros intercambiar información sobre personas que son requeridas judicialmente. 

Actualmente, en Bolivia, se habla de activar el sello azul para tener información del paradero de los exministros Arturo Murillo y Fernando López, con orden de aprehensión, implicados en un caso de compra con supuesto sobreprecio de gases lacrimógenos para la Policía.

En la página web de Interpol se explica que "la mayoría de las notificaciones son únicamente de uso policial y no se hacen públicas. No obstante, en algunos casos, como para alertar al público o para solicitar su ayuda, puede divulgarse un extracto de la notificación en este sitio". 

Pero cuáles son y qué activan cada una de estas notificaciones o sellos, te lo decimos:

Roja: Se utilizan para localizar y detener a personas buscadas con miras a su enjuiciamiento o para cumplir condena.

Amarilla: Tienen por objeto localizar a personas desaparecidas, frecuentemente menores, o ayudar a identificar a personas incapaces de identificarse a sí mismas.

Azule: Sirven para recopilar información adicional sobre la identidad de una persona, ubicación o actividades en relación a un delito.

Negra: Se utilizan para conseguir información sobre cadáveres sin identificar.

Verde: Se utilizan para alertar sobre las actividades delictivas de una persona, si se considera que esta comporta un peligro para la seguridad pública.

Naranja: Sirven para alertar acerca de un acontecimiento, una persona, un objeto o un procedimiento que supongan un peligro grave e inminente para la seguridad pública.

Morada: Sirven para buscar o facilitar información sobre modus operandi, objetos, dispositivos y métodos de ocultación utilizados por los delincuentes.

Se debe aclarar que para activar un sello de Interpol se debe cumplir una serie de cuestionamientos legales, además, que no se publicará una notificación si incumple el artículo 3 del estatuto de Interpol que prohíbe a la Organización internacional emprender ninguna intervención ni actividad de carácter político, militar, religioso o racial.