Las épocas van cambiando, y cada día más personas, principalmente los jóvenes, optan por no tener hijos, al menos momentáneamente, y deciden adoptar a una mascota la cual se convierte en su ‘perrijo’.

Este 16 de agosto se recuerda a San Roque, santo y protector de los perros, es por ello, que le contamos algunas historias de canes que se han vuelto parte de muchas familias.

Danitza Alarcón tiene 35 años y tiene una “hija” que se llama ‘Pekas’, ella muestra orgullosa el cuarto que armó especialmente para su acompañante, que tiene un tremendo colchón con almohadas y una canasta con juguetes. Por las tardes la lleva a una guardería ya que ella debe ir a trabajar.

“Cuando yo tenga hijos les voy a enseñar que tienen que amar a los animales, y van ser sus hermanos de Pekas”, dice Danitza.

Otro caso es el de José, quien trabaja en el parqueo de la Alcaldía como guardia municipal, quien tiene una “hija peluda” de dos años la cual se llama Chica, y vive en una casita que le construyó un carpintero de la zona.

Lee también: El amor infinito a una mascota: velan y sepultan a ‘Tango’, el perro que buscaron por semanas y hallaron sin vida

Martín, quien divide su tiempo en el trabajo, estudio y el cuidado de sus dos ‘perrijos’ Joey y Mandy quienes esperan ansiosos el fin de semana para que su padre los saque a pasear en auto y los lleve al parque.

Asegura que sus peluditos son parte de su familia, es por ello, que el último tremendo regalo que recibieron de cumpleaños, además de una fiesta, fue un sillón diseñado especialmente para ellos.

Hay muchas historias de mascotas que son criadas como hijos que llegan a un hogar incluso antes que los bebés.

En La Paz, hay grupos de padres de canes y gatitos que se organizan para dar paseos y sus pequeños jueguen, hay guarderías, hoteles para mascotas y otros servicios más para los nuevos más mimados de la casa.

Comentarios