En la homilía de este domingo en Santa Cruz, monseñor Sergio Gualberti condenó la muerte de niños y mujeres en nuestro país, donde se ha visto una gran cantidad de casos que ha dejado dolor en muchas familias bolivianas.

“Nos tiene que cuestionar la sangre de mujeres y niños inocentes ultrajados y asesinados vilmente en nuestro país. Los feminicidios en infanticidios  en nuestro país, además de ser delitos horrorosos, son pecados gravísimos ante el Dios de la vida”, indicó Gualberti.

Por lo que hizo un llamado para unir fuerzas y prevenir estos violentos hechos formando valores en las generaciones más jóvenes.

“Dar testimonio de nuestra fe es una misión ardua, en especial en la cultura actual, materialista, relativista e indiferente a Dios. Es hora que las autoridades y las fuerzas vivas de la sociedad, trabajemos para formar jóvenes generaciones con valores humanos y el respeto la vida”, manifestó.


Monseñor considera que hace falta tomar medidas ejemplares y efectivas para evitar que estos crímenes se vuelvan una epidemia.

Asimismo, indicó que ayer (sábado) inició un nuevo mes por lo que pide que nos unamos al maratón de oración del Papa Francisco para que nos ayude a vencer a la pandemia y a todos los males físicos, morales y espirituales que nos aquejan.

“Confiemos en ella (la oración), con la certeza que nos ayudará a ser los sarmientos estrechamente unidos a Cristo Señor, la vida que da frutos abundantes de bien y de vida”, indicó ante los presentes en la Catedral.

Comentarios