Domingo 1 de mayo, se celebra a nivel mundial el Día del Trabajo, y desde la Iglesia católica, durante la homilía de esta jornada, el monseñor Sergio Gualberti extendió una felicitación a todos los trabajadores e hizo un pedido a las autoridades del país.

“Saludamos con gran aprecio a todos los trabajadores, oramos por ellos y los animamos a que lleven su oficio con el gozo de ser colaboradores de la obra creadora de Dios. El trabajador colabora con la creación del Señor, pero también como protagonistas de la construcción de una sociedad justa y fraterna donde primer el bien común y la oportunidad de una vida digna para todos”, dijo en su felicitación el Monseñor Gualberti.

El arzobispo, que habitualmente oficia la misa en la Basílica Menor de San Lorenzo, hizo un pedido a las autoridades del país. “En la ocasión pedir a las autoridades a que no escatimen esfuerzos para que todos los ciudadanos tengan acceso a un trabajo digno y estable, para el sustento de su vida y de su familia”, declaró.

Gualberti durante la homilía reflexionó sobre actitud de los apóstoles sobre Cristo crucificado y expresó que cada “en nuestra vida, de cada día somos cristianos apáticos y temerosos”.

Comentarios