La Iglesia Católica recomienda a sus fieles abstenerse de comer carne en determinados días de Cuaresma y de Semana Santa, pero específicamente es el Viernes Santo cuando queda casi prohibido su consumo y muchos creen que es incluso es hasta pecado hacerlo.

Esta tradición se remonta a los primeros años del cristianismo. Antiguamente se consideraba que cocinar comida que contenga carnes rojas era muy caro e iba en contra de los principios cristianos de austeridad, por ello pedían que se ayune o se consuma algo más sencillo.

 El Padre Donato Jiménez, en entrevista con el portal católico Aci Prensa, explica que la abstinencia de la carne no solo se cumplía el Viernes Santo sino cada viernes del año recordando el día de la Pasión de Cristo.
Jiménez agrega que en la actualidad la abstinencia implica no solo “privarnos de carne sino de otros manjares exquisitos”.

Resulta curioso cómo ahora si bien se sigue sin consumir la carne en Viernes Santo se la ha reemplazado por hasta 12 platos que se consumen en un solo día en algunos lugares de Bolivia. Y el costo de esta comida suele ser mucho más cara que la carne roja, es el caso del pescado y los mariscos.

PUEDES LEER: Gastronomía por Semana Santa: “Ají de Cochayuyo”, un plato a base de algas del Lago Titicaca

El padre Andrés Ariztía, recuerda sobre el origen de esta tradición que Jesús fue crucificado tras horas sin comer y luego de sufrir una terrible tortura. Estos hechos conmovieron a sus seguidores.

"La carne era considerada un producto de lujo, entonces los cristianos quisieron rendir homenaje al Mesías haciendo un llamado a la austeridad, mediante el no consumo de este alimento para estar en seguimiento de él", explica el religioso.

¿Y tú consumes carne roja en Semana Santa? Cuéntanos en los comentarios del post de Facebook de esta noticia.

  ​

Comentarios