La tarde de este martes un grupo de personas que se identificó como propietarios de boliches y locales nocturnos se dirigió hasta el edificio del Gobierno Municipal de Santa Cruz para expresar su protesta contra la ley seca impuesta por la Alcaldía para frenar los contagios por el coronavirus. 

Durante algunos minutos el tráfico sobre la calle 24 de Septiembre se vio interrumpido por los manifestantes quienes con cánticos pedían que los boliches no se cierren, tal como lo estableció la Alcaldía el lunes. 

Los manifestantes consideran que con la decisión de decretar ley seca del 1 al 3 de enero se está coartando su derecho al trabajo. Agregan que la determinación anunciada por la alcaldesa interina Angélica Sosa tiene un trasfondo político, de cara a las elecciones subnacionales. Ellos señalan esa decisión debió tomarse en base a un estudio científico. 

Criticaron al Colegio Médico por su apoyo a la cuarentena. Señalan que los médicos reclaman unos meses de sueldo, pero los locales estuvieron gran parte del 2020 cerrados a causa de las restricciones sanitarias.