Tras más de 10 horas de negociación, cerca de las 22:30 de este viernes la Gobernación y autoridades y dirigentes de San Julián firmaron un documento que será puesto a consideración de las personas que bloquean la carretera al Beni, para sean ellos los que definan si se levanta la medida de presión o continua.

El acuerdo establece en su primer punto la construcción el 2023 de cinco kilómetros de la carretera Brecha Casarabe y el núcleo 41 y además, la Gobernación se compromete a gestionar ante el Gobierno central el financiamiento para construir la totalidad de este tramo. Por su parte, la Alcaldía se hará cargo del Informe Técnico de Condiciones Previas.

También te puede interesar: Paraguay impulsa el Corredor Bioceánico sin Bolivia y busca ser el centro logístico de la región

La Gobernación también se compromete a hacerse cargo de su contraparte para la construcción de la carretera Los Troncos - Okinawa, siempre y cuando el Gobierno central garantice el financiamiento.

En junio se instalará una mesa de trabajo para conciliar saldos y determinar las regalías correspondientes a San Julián. 

El asambleísta Dilfe Rentería confirmó que se firmó un acuerdo; sin embargo, no se mostró totalmente conforme e indicó que se pondrá a consideración el acuerdo para que sea la población que defina si el bloqueo continúa o se levanta. 

"Algunos puntos se han atendido, otros no, hay mesas de trabajo. No está como quisiéramos y vamos a informar a las bases que dirán si está bien o no", manifestó Rentería. 

El asambleísta señaló que más de la mitad de sus demandas han sido atendidas, como el tema de las carreteras que considera que ya está zanjado; sin embargo queda pendiente el acuerdo sobre las regalías. 

Comentarios